0
Industrias Creativas sin definir

El espejo de la princesa

El espejo de la princesa

Flotando en el mar del vientre, la niña pronto aprendió a escuchar. Oía los susurros de la madre y respondía con su latido. La mujer, avergonzada, silenciaba para ella estas palabras, que dormitaban mudas en el abdomen. Nadie más escuchaba su latido.

Rápido,  suave, fuerte… tantos latidos diferentes como palabras susurradas por la madre. Un secreto entre ellas se acrecentaba en cada instante: los sonidos eran suyos.

Primero aprendió a nadar y suavemente la llamaba. La madre, a escondidas y en el silencio de la noche, le recordaba que fue una luna llena la que engendró a esta niña que escuchaba la música del campo. En una tienda de campaña bajo el sonido del río, de los insectos y de un hermoso  murmullo campestre, explotó la lluvia del amor en el vientre de su madre. Ella nunca supo que arropada bajo las telas de la tienda, sus padres se cobijaron.

Cuando nació la mirada de la niña siempre buscaba las palabras de la madre, acompañadas por los sonidos del viento. Un oboe creció en su boca y en sus oídos  los ecos se precipitaban. Los ruidos le arrebataban el sueño, mientras su madre le acurrucaba entre paños.

Escondida en un armario, permaneció muda, entre telas y ropas colgando, refugiada, quizás enfadada. En otras ocasiones arrojaba libremente su ropa al suelo, esperando ser querida. Telas y trapos, trapos y telas, se arrugan, se desvanecen, desaparecen. Lloran.

¿Cómo es posible escuchar y oír en la lejanía, ese lazo de unión que permanece entre el llanto de la madre y un grito asfixiante de su hija?

A los quince años se convirtió en princesa y cada mañana su madre la despertaba con ese rango, pronto comprendió  que entre sus sábanas también estaba segura, al igual que en el vientre.

Al destino se le antojó que un músico se la llevara y entre las teclas del piano abrazara a la princesa. Construyó sin saberlo su tienda, con hilos, abalorios y telas y así en las noches oscuras  las sábanas se le enredaban, otras la atormentaban… Pero es que ella aún no sabía que las princesas también tienen que aprender a dormir, aunque sea debajo de una cortina de colores.

Fragmento del libro El espejo de la princesa

Autoras: Eva Garrido y Pilar Bayón

Ilustraciones: Krisoa

Editorial: Círculo Rojo, 2014

Acerca del autor

Eva Cuentos

Porque los cuentos no son sólo cosa de niños...

También podría gustarte

0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificación de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Pin It on Pinterest

0
Nos gustaría saber lo que piensas, por favor comentax
()
x